«LAMENTO»

Canto sin tener ganas,

oscura melodía que entristece 

al que sin querer obliga a escuchar.

 

Lloro y al mismo tiempo te miro,

como cuando la luna se refleja en el río.

 

Sin sobresaltos vivo,

monótona existencia a modo de castigo

que acabará con una pena difícil de aliviar.

 

Se rompió mi juguete preferido

y nunca más con él podré jugar.

 

¡Adiós… adiós… adiós!

¡Adiós juguete mío!

.

MINIRRELATO: «MI JUGUETE»

Abandonado  sobre un tejado, ¿quién lo habría dejado allí?

Puede que las ráfagas de viento, puede que algún animalito, puede que cayera del cielo sin poderlo remediar.

Despacio y con gran destreza trepé y trepé hasta ponerme a su lado. Le observé durante un buen rato sin darme cuenta de que el tiempo iba pasando. No me atrevía a tocarlo.

De repente todo quedó en silencio y el juguete me sorprendió:

– ¡Soy para ti! 

Entonces me decidí, cerré los ojos y cuidadosamente lo cogí. La maravillosa sensación que experimenté me llevó a pensar que había encontrado algo mágico y singular.

– ¡Eres para mí!

Erguí mi cuerpo y de un gran salto caí al suelo.

Pasamos muchos años de alegrías, años de juegos compartidos…

Años que nunca más volverán porque un fatídico día mi juguete desapareció y con él no pude irme yo.