«EL JINETE»

Erguido y bien sujeto a las riendas de su caballo,

un jinete anaranjado va cabalgando.

por caminos desconocidos

sintiendo el azul del cielo,

el verdor de la hierba cubierta

con su agradable rocío mañanero,

y el amarronado suelo

sobre el que su rosado amigo

va posando los delicados cascos.

Jinete solitario embelesado

con las maravillas que va observando

y, tranquilamente sintiendo,

la vida que va pasando.