Cuento: «El flautista de Hamelín»

Para hacer estas láminas de gran tamaño hemos utilizado:

– Papel blanco

– Lápiz negro

– Rotuladores

– Ceras de colores

– Tijeras

– Periódicos

– Papel charol marrón, amarillo, azul y verde

– Papel dorado para la flauta

– Papel plateado para las monedas

– Pegamento

IMGP6089

IMGP6088

Había una vez un pueblo llamado Hamelín que estaba lleno de ratones. La gente fue a informar al alcalde de lo que ocurría y éste decidió dar una bolsa con diez monedas de plata a la persona que pudiese solucionar el problema.

IMGP6086

Al cabo de unos días un flautista, venido de muy lejos, dijo al alcalde que se llevaría a todos los ratones del lugar y aseguró que nunca más les molestarían. Éste le prometió una gran recompensa si lo conseguía.

IMGP6085

Al salir del ayuntamiento comenzó a tocar una suave melodía y, como por arte de magia, empezaron a salir ratones por todos lados.

IMGP6084

Muy animados, los ratones siguieron al flautista, que no había dejado de tocar su flauta, hasta un río y allí se ahogaron.

IMGP6083

Entonces el flautista fue a ver al alcalde para pedirle su recompensa. Éste se negó a darle la bolsa con las diez monedas de plata que le había prometido.

IMGP6082

Muy enfadado salió a la calle y empezó a tocar su flauta entonando una melodía muy alegre. Los niños y niñas del pueblo, al oírla, salieron de sus casas y se fueron detrás del flautista bailando alegremente.

IMGP6081

Siguieron bailando detrás del flautista hasta que llegaron a una enorme gruta. Cuando todos los niños y niñas habían entrado, la flauta dejó de sonar y la gruta se cerró. Tenían mucho miedo y gritaban desconsolados para que el flautista les sacara de allí, pero éste se marchó.

IMGP6087

Al ver que los niños y las niñas habían desaparecido, los familiares fueron a hablar con el alcalde. Éste, al verse presionado, confesó que no había pagado al flautista y por eso se los había llevado.

IMGP6080

Rápidamente el alcalde buscó al flautista y cuando le encontró le dio la recompensa: Una bolsa con diez monedas de plata.

IMGP6079

Después, el flautista sacó a los niños y niñas de la gruta y los llevó a Hamelín junto a sus familias. Colorín, colorín, este cuento llegó a su fin.

Deja un comentario