«SIN OJOS, SIN LUZ»

Tengo los ojos cerrados. Nunca los pude ni los podré abrir.

Eso es lo que me dijeron cuando moldearon mi cerebro, hace ya varios lustros.

No sé dónde me plantaron, ni tampoco me importa.

Solo pienso en poder cambiar de vida, escapar a otros lugares.

Vivo con la esperanza de salir rodando con ayuda de algún terremoto o quizás de un huracanado viento para conseguir mi propósito: Irme lejos, lejos, muy lejos.

¡Quiero sentirlo todo y que todos al verme puedan también sentir!

 

Deja un comentario